Acceso Abierto

Resumen

La independencia de la justicia ha sido entendida históricamente como la capacidad que tanto la institución judicial como sus funcionarios: jueces, fiscales y magistrados, tienen para ejercer con libertad y autonomía la aplicación de la ley sin ningún tipo de presiones e injerencias de los poderes públicos del Estado, así como de diferentes actores y sectores de la sociedad que pueden influir en decisiones que se aparten de la imparcialidad de la ley.Es sabido que desde la formación de los Estados de Derecho, se reconoce la autonomía e independencia de los poderes como forma de control para evitar los abusos o desmanes en que alguno de los poderes pueda incurrir como consecuencia del rompimiento del equilibrio que debe existir entre dichos poderes.La función esencial del poder judicial se centra en hacer cumplir la constitución y las leyes, como producto de los pactos sociales generados en la soberanía de los pueblos para autorregularse y controlarse. En este sentido, es un principio básico del estado social de Derecho, garantizar, proteger y mantener la independencia de los jueces en la forma de impartir y administrar justicia, impidiendo cualquier injerencia indebida del poder ejecutivo o legislativo que busque favorecimientos y prebendas no contempladas en la ley.El presente informe tiene como propósito hacer una aproximación sobre el estado en el que se desarrolla la llamada independencia judicial partiendo, de la percepción de sus actores: Jueces, Fiscales y otros funcionarios del poder judicial, en la ciudad de Tunja, indagando sobre algunas variables que apuntan al acercamiento a esta problemática, para ahondar en el proceso investigativo en el conocimiento de lo que es y cómo opera la autonomía judicial en Colombia.