Acceso Abierto

Resumen

Las expectativas de pensionarse en este país son cada vez más lejanas, en virtud de las inusitadas reformas que sufre el sistema pensional y que hacen gravosa la oportunidad de acceder a ese derecho laboral y social. Entre otras razones por la ausencia de sostenibilidad económica, que no garantiza a ningún ciudadano colombiano que a través del Estado o con fondos privados, pueda tener en su etapa de vejez una vivencia feliz y tranquila. Con tantas divagaciones legales y administrativas para la implementación de un verdadero sistema pensional en Colombia, luego de la reforma del I.C.S.S, como consecuencia de actos de corrupción, la ineficiente aplicación de la ley 100 de 1993 que crea el Sistema General de la Seguridad Social Integral, la supresión y liquidación de instituciones de seguridad social, y la sistemática tramitomanía que dificulta los procesos, se hace inalcanzable este derecho que a todo trabajador le corresponde, luego de haber laborado por cerca de 25 años.Resulta preocupante que solo uno de cada diez ciudadanos colombianos llegan a pensionarse, es decir que el 90% restante, quedaría por fuera de esta oportunidad. Así mismo, preocupa el hecho de saber que el 83% de quienes reciben pensión proveniente de los fondos privados no alcanzan a obtener dos salarios mínimos, de lo que se concluye la precariedad en que vive el pensionado colombiano. Ampliar de manera reiterada la edad y tiempo de cotización se viene convirtiendo en una burla sistemática para el trabajador dependiente, y en utopía el logro de una pensión después de muchos años de trabajo y ahorro. El célebre filósofo, político y visionario maestro griego Platón, planteo en su serie de escritos que: “un mundo ideal en el que todos sus miembros viviesen felices y satisfechos solo era posible si ese mundo era un mundo justo, pues un Estado es ideal si en él reina la justicia. Lastimosamente hoy en Colombia esos principios perdieron vigencia, porque también se perdió la noción de justicia social.